Detección precoz del cáncer infantil

El cáncer en niños muchas veces es difícil detectarlo. Sin embargo, como padres debemos asegurarnos de llevar a nuestros hijos a exámenes médicos regulares y mantenernos alertas a cualquier signo o síntoma inusual persistente, con la finalidad de poder comunicarlo inmediatamente al médico.

  • Diaforesis nocturna (sudoración nocturna)
  • Fiebre sin causa aparente
  • Mareo - Estrabismo (bizco)
  • Otorrea persistente (secreción en oído)
  • Epistaxis (sangrado en nariz)
  • Dolor en hueso y articulaciones
  • Petequias (puntos rojos en la piel)
  • Palidez, fatiga y cansancio
  • Cefalea y vomito (dolor de cabeza)
  • Leucocoria (luz blanca en uno o en ambos ojos)
  • Linfodenopatía (bolitas en el cuello, axilas e ingles)
  • Masa abdominal (crecimiento de abdomen)
  • Gingivorragia (sangrado en encías)

“Una detección y un tratamiento precoces aumentan las probabilidades de que nuestro niño se cure.”

María del Carmen Velandres Siles
Enfermera Especialista en Oncología Pediátrica (EEO 716)
Administradora Casa Magia “Teresa Pasco Ramírez”