¡Defiéndete con verduras crudas y cocidas!

Para apoyar nuestras defensas, ¿cómo debemos comer las verduras, crudas o cocidas?

La mayoría de veces, comer las frutas y las verduras crudas es la mejor opción, debido a que algunas vitaminas son sensibles al calor y pueden disminuir su efectividad durante la cocción.

Si bien es cierto que la cocción puede echar a perder algunos nutrientes valiosos, hay algunos alimentos en los cuales el cocinarlos puede producir efectos beneficiosos para la salud.

Por ejemplo, algunos alimentos a los cuales beneficia la cocción son las zanahorias, los espárragos e inclusive los tomates. Al cocinar estos alimentos, nuestro cuerpo puede obtener con mayor facilidad el efecto protector de sus antioxidantes, como es el caso del ácido ferúlico de los espárragos y el betacaroteno de las zanahorias, que convertimos en vitamina A.

Los tomates, al cocinarlos o prepararlos en un salsa pierden parte de su vitamina C, pero también ayudan a que sus paredes celulares se descompongan, lo que nos permite absorber mejor el licopeno, antioxidante que poseen. Estos antioxidantes ayudan a que nuestras células estén protegidas de la contaminación ambiental, así como también de algunas enfermedades.

Por el contrario, hay otras verduras que son más convenientes comerlas crudas que cocidas; por ejemplo, el brócoli y el berro. Cuando estas verduras se cocinan, la potencia de los glucosinolatos, sustancia presente en este tipo de alimentos, se reduce. Estos glucosinolatos son beneficiosos contra el cáncer.

Otro alimento el cual tampoco se debería cocer es el ajo. El calor hace que reduzca la cantidad de alicina, que es un compuesto azufrado beneficioso para la salud, y se activa al ser cortado o machacado. Por eso es mejor adicionar el ajo en las comidas al terminar de cocinar, en lugar de al comienzo.

En conclusión, la mejor opción que tenemos es poder combinar verduras crudas con cocidas, para poder obtener la cantidad de vitamina C necesaria y para absorber los antioxidantes de los vegetales cocidos.

Nutricionista Rodrigo Castañeda
Colaboración NUGRAL – Coaching y Nutrición Integral